15 de noviembre de 2008

El Sida

“Meterse” con el SIDA es complicado, es un dogma de fe, una creencia que no admite dudas acerca de su veracidad, una palabra con la que se especulan y ganan millones de dólares, una enfermedad que tiene más poder que la iglesia para restringir la proliferación de la humanidad, pero, ¿es real? Mi propósito no es desvirtuar esto que “conocemos” como SIDA, pero me gustaría, basándome en personas y hechos reales, arrojar un poco de luz sobre aquello que se denomina “la peste del siglo XXI”.
Empezaremos por su historia. A principios de los ochenta, los doctores Montaigner y Gallo aislaron el VIH, creando un gran revuelo mediático y una nueva “enfermedad” en la que invertir millones de dólares para su investigación. El VIH se convirtió en el verdugo del mal, del sexo y de las prostitutas, homosexuales y drogadictos, hasta que llegó Karys Mullis. Este premio Nóbel de química en 1993 dijo: “no hay evidencias científicas de que el VIH sea el causante del SIDA”
¿Qué es entonces lo que provoca el debilitamiento del sistema inmunológico?
“El SIDA es el resultado de la quimioterapia farmacéutica” dijo Walter Gilbert, premio Nóbel de 1980.
Se sabe que el VIH es muy escaso en proporción a la cantidad de gente que muere de SIDA, en cambio, hay drogas y medicinas, como el AZT (Zidovudina- Retrovir), que son grandes inmunodepresores, y que podrían estar causando el SIDA junto con otros factores todavía desconocidos. La tesis del doctor Gilbert, según la cual podríamos llegar a la conclusión de que las farmacéuticas se aprovechan y fomentan la proliferación de esta enfermedad para su propio beneficio, no parece muy descabellada.
También hay quienes alarman a las masas advirtiéndoles de que no se hagan las pruebas del SIDA, conocidas con el nombre de “Elisa” y “Western Bolt”, porqué les podrían salir erróneamente positivas. Quizá lo hacen debido a que la falta de estandarización de estas pruebas da como resultado que una persona que da positivo en África no lo sea en otro continente, como en Australia. La verdad es que como en África no hay recursos monetarios se recurre a la observación clínica conocida como “definición Bangui” respaldada por la OMS y que consiste en una serie de puntos que el sujeto debe cumplir para convertirse en enfermo de SIDA; a) dos signos mayores más uno menor (los niños tienen suficiente con dos mayores) y b) un signo pantognómico, que no es más que el signo representativo de una enfermedad en concreto, como por ejemplo el sarpullido de la viruela. Los signo mayores son: pérdida de peso, crecimiento anormal, diarrea y fiebre. Si siguiéramos la definición “Bangui” al pie de la letra, media África tendría SIDA. Curioso, eso es lo que dicen los medios de comunicación...
Finalmente reitero que no tengo la pretensión de desmontar la teoría del SIDA, sólo quiero hacer eco de todas las voces que surgen en contra de esta enfermedad con argumentos de peso a su favor.
¿Cuantas personas habéis conocido que hayan muerto de SIDA?
¿Y en un accidente de tráfico?

La información la he sacado de un artículo de Francisco Llinares Coloma: SIDA ¿Mito o timo?
http://www.rankia.com/blog/llinares/2008/02/ejercicio-de-discernimiento-sida-mito-o.html

4 comentarios:

derkins dijo...

Ara m'he quedat de pedra.. Elisa. No ho sabia i mira que hem estudiat moltes vegades el Sida.

Jo la veritat penso que el SIDA existeix, però tal com diu aquest senyor, aquí és diferent que a l'Àfrica, i el mateix als EEUU. Però d'aquí a que sigui una farsa... no sé, potser li treuen partit amb la conya dels medicaments.

¿has vist o llegit "El jardinero Fiel?" Hi ha qui diu que no és clara la història, jo crec que és MOLT clara, i que el que passa amb el SIDA ve a ser algo semblant!!

Apa cuida't poeta!!

Marcel Ginard dijo...

Jo tampoc m'ho creia, però hi ha arguments de sobres que asseguren aquesta teoria. Si les farmacéutiques negocien amb la salut de la gent, perqué no podía ser així? Per a ells només són negocis, i números...

maria dijo...

Interesante...

Si lo que se dice es cierto, entonces yo creo que el VIH SÍ provoca SIDA aunque otros factores también lo hagan. Como algunos tipos de cáncer que son producidos por virus aunque muchos sean sólo un mal funcionamiento celular...
Lo que yo tengo bastante claro es que no van a encontrar una vacuna contra el VIH, no porque no interese, porque tendrán negocio durante mucho tiempo....

Me explico: el VIH está extendido por todo el mundo, existe, eso está comprobado y se conoce gran parte de su mecanismo de acción y de cómo atacan a las T4. (Curioso hecho el que el VIH no deje de ser un ente "terrorista", puesto que produce terror en la población, y encima vaya y ataque a unos linfocitos llamados T4...)
Pero como todo ser con DNA, sufre mutaciones y provoca la aparición de nuevas cepas. Esto quiere decir... que si encuentran una vacuna efectiva, no lo será para todas las cepas... Vamos, que no erradicará el VIH.

Además, ¿vacunas víricas? No hay tantas...

Mito o realidad, yo no veo una erradicación próxima... Aunque del propio organismo sí, eh...
Aprenderemos a vivir con ello, será una enfermedad más con la que vivir.

Marcel Ginard dijo...

Solo me falta agregar: "De lo que no ves no te creas nada, y de lo que veas creete la mitad"
(Doble V)