19 de diciembre de 2008

III

Comido por mis sombras fui cayendo en tentación de hacer caso a mil demonios
Y dejé que se me comieran por dentro los crepusculares temores del hombre
Buscando un hombro en el que llorar encontré una libreta
Pero vacías estaban sus letras
[y entonces]
Ahogué mis penas en ginebras
Y no tardé en averiguar la causa de mi vergüenza
Así que cuando descubrí que mi peor enemigo era yo mismo,
Ardieron letras empapadas en amarga ginebra

Entonces cogí la mejor de mis posesiones
[y la llevé conmigo]

Un día tomé la decisión de ser sabio en amores
Y me dediqué a probar muchos labios de colores,
Y como sabían todos a fracasos y a temores
Dejé de querer ser sabio en dolores

Entonces cogí el sombrero de las frustraciones
[y me lo puse]

Soñé despierto que despertaba de un sueño
abrí los abiertos ojos a la real realidad
y deseé volver a ser pequeño
vaya maldad

Entonces cogí un dulce sueño que tuve
[y lo recordé]

Iba a librar salida a todas las palabras mías,
Desde las vacías hasta las oprimidas,
Iba a hacer uso de la estampida cerebral
Y para liberarme de todo el mal
Iba a coger de una puta vez todas mis ideas
Y las iba a escribir enteras

1 comentario:

Cletus dijo...

Marcel,

¿Lo que escribes es tuyo?