4 de enero de 2009

De cómo arreglaré el problema de la vivienda

Abro una nueva sección (MG for president) tipo humorística, socarrona e imbécil en la que trataré de resolver los problemas del mundo como si yo fuera presidente.

Está claro que las mafias de la construcción en España son uno de los motores de la economía de nuestro país, del mismo modo que las mafias de lo téxtil y la moda lo són en Italia y las de la ingeniería y el motor lo són en Alemania.
Uno de los problemas que acucian a nosotros, los jóvenes, es el problema de la vivienda, y ahora mismo el sector está sufriendo mucho más la "crisis" por la que pasamos. Los mileuristas no nos podemos despegar fàcilmente de las ubres de mamà porqué no tenemos dinero ni cojones suficientes a vivir sin muchas de las comodidades a las que nos hemos acostumbrado.
¡Bien!
Yo como presidente ficticio de nuestro país emito desde aquí una nueva ley, que acabará con todo esto de manera que beneficie a empresarios y jóvenes por igual.

"A partir de ahora el estado se compromete a pagar una vivienda a todos los jóvenes de este país con la única condición de que se comprometan a vivir en ella y tengan un trabajo estable. Se intentará beneficiar las situaciones aquellas en las que el jóven en qüestión se quede sin trabajo, como por ejemplo dando un margen de unos tres meses para que encuentre empleo o que él se beneficie de que su compañero/a de piso tenga un trabajo que, obligatoriamente entonces, tendrá que ser de jornada completa. Si los dos tuvieran trabajo estable y están cursando algún estudio y tienen documentos que así lo aleguen podrán tener perfectamente un contrato de media jornada sin que tengan que abandonar la casa que ocupan."

Vuestro presidente ficticio MG

2 comentarios:

derkins dijo...

i si tot fos tan fàcil com això... otro gallo cantaria.

Marcel Ginard dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, chica de los dibujos